Ayuda

Calefacci贸n hidr贸nica

 

La calefacción hidrónica ha comenzado a posicionarse como uno de los sistemas de calefacción más populares hoy en día, pues es una resolución económica y amable con el ambiente para mantener una temperatura agradable en interiores. Funciona a base de la circulación de agua caliente por un sistema de tuberías, usualmente de polietileno reticulado forrado de aluminio, encargado de transmitir la temperatura del agua a la habitación.

Existen tres tipos de sistemas de calefacción hidrónica: por piso radiante, por zoclos y por radiadores de aluminio. Todos operan a partir del principio de conducción de agua caliente y de radiación de su temperatura a la superficie, sin embargo, se distinguen en formas de instalación y capacidad de distribución de calor.

Los sistemas que funcionan por piso radiante se instalan de manera subterránea. El sistema de tuberías que va por debajo de los acabados de madera o cerámicos permiten que el calor que irradia el agua que circula por ellas, emane de abajo hacia arriba. Así, el calor se transmite sólo a las personas y evita fugas de temperatura que calienten otras estructura como el techo.

Los pisos radiantes funcionan de la siguiente manera: el sistema de tuberías subterráneas se conecta a  una caldera que se encarga de calentar el agua para luego bombearla por toda la casa en forma de circuito cerrado. Es decir, el agua caliente, luego de completar su recorrido, regresa a la caldera, ahorrando así al máximo este recurso natural. Para poder regular la temperatura en cada habitación se instala un termostato que controla la cantidad de calor que irradia el agua  desde el piso.

Se recomienda la calefacción por piso radiante a usuarios que cuenten con obras en construcción o con obras que se encuentren en proceso de remodelación, esto debido a las necesidades de su instalación.

Para las casas habitadas donde no se pretenda iniciar un proceso de remodelación que implique el levantamiento del piso, la opción es instalar un sistema de calefacción hidrónica por zoclos. Estos funcionan básicamente de la misma manera que los sistemas de piso radiante, es decir, por el principio de conducción e irradación, pero su instalación no implica tantas complicaciones. 

Los zoclos se presentan en forma de gabinetes de dimensiones y acabados variados, los hay de lámina y madera, y también existen presentaciones especiales para colocarlos ocultos bajo el piso. Los zoclos son ideales para elevar la temperatura de áreas particularmente frías o por donde se filtre el frío como ventanas y muros con contacto directo al exterior.

Utilizar zoclos es completamente seguro pues la instalación de gas necesaria para poner en funcionamiento su sistema hidrónico de calefacción se ubica en el  exterior de la residencia. Incluso, el sistema convencional de calentador de agua puede ser reemplazado por un sistema de energía solar.

La calefacción por zoclos es una solución económica, eficiente y segura para conservar la calidez en el hogar incluso en las temporadas más frías. Otra de las ventajas de los zoclos es que pueden ser imperceptibles a la vista, en primer lugar, porque son sistemas que no emiten ruido y en segundo, porque se adaptan al decorado de las habitaciones.

Los zoclos de gabinete pueden instalarse en cualquier sitio y se caracterizan por ser duraderos y resistentes. En este tipo de zoclos, el sistema de calefacción hidráulica está recubierto por metal o madera, cuenta con un termostato para regular la temperatura y requiere conectarse a una caldera o calentador de agua.

Es importante tomar en cuenta la ubicación de las tomas de agua y gas de y calentadores de agua al momento de instalar los zoclos, así como considerar si será necesario modificar las instalaciones del hogar para asegurar el correcto funcionamiento de este sistema de calefacción.

Existen modelos de zoclos de gabinete diseñados especialmente para ser instalados en los perímetros de las habitaciones, son delgados y están disponibles en diferentes longitudes. Los zoclos perimetrales pueden  ensamblarse con otras piezas, lo que te permite cubrir el largo de un muro y conectar el sistema a una sola toma de agua, evitándote la necesidad de hacer varias instalaciones para tramos pequeños. Los zoclos perimetrales están disponibles en metal y madera y aunque los encuentres en varios colores y tonos, puedes pintarlos a tu gusto sin afectar su funcionamiento.

También hay otro tipo de zoclos especiales para colocarse debajo del piso y están fabricados  para instalarse en zonas que dan al exterior, es decir, en puntos por donde que se fuga el calor y que representan un factor determinante en el descenso de temperatura. Los zoclos que van ocultos debajo del piso se pueden utilizar en espacios con ventanales grandes y su instalación implica el levantamiento del piso del área donde se colocarán. Están compuestos por un gabinete con el sistema hidráulico recubierto con rejillas de metal o madera.

La calefacción hidrónica por zoclos es una de las alternativas más ecológicas, económicas y eficientes para mantener tu hogar a una temperatura agradable. Este sistema cuida el agua gracias a su sistema de circuito cerrado que reutiliza la misma; cuida a tu familia, pues el calor que emana no levanta el polvo y al  mantener una temperatura cálida en casa durante la temporada de frío previene enfermedades como la neumonía; y cuida a tu bolsillo, gracias a su sencilla instalación y al sistema de calderas (más barato que un sistema eléctrico) que puede ser reemplazado por un sistema de energía solar.

Con el mantenimiento adecuado, instalar calefacción por zoclos, puede es una inversión que dure para toda la vida. Consulta a un especialista que te ayude a elegir el equipo que se adapte mejor a tus necesidades.

En Nakomsa contamos con los mejores sistemas de calefacción hidrónica, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a cualquiera de nuestros números telefónicos o por medio de nuestros correos electrónicos y con gusto te atenderemos para darte la información y asesoría para la realización de tus proyectos. 

Complementa tu compra con: