Ayuda

驴Por qu茅 elegir un foco LED?

 

Desde la incorporación de los focos LED al mercado se ha hablado innumerables veces de las ventajas que tienen estos focos sobre las lámparas fluorescentes, incandescentes y de halógeno. La ventaja que encabeza la lista es el ahorro en consumo energético que tiene impacto sobre el medio ambiente y sobre nuestros bolsillos.

Son numerosas las ventajas de usar focos LED entre las que se destaca su baja emisión de calor y la ausencia de materiales tóxicos en su manufactura, lo que prolonga su tiempo de vida y da seguridad a quienes los utilizan. A pesar de lo anterior parece que aún hacen falta varios años para que los focos de tecnología LED se posicionen como los más utilizados y populares en el mercado.

Sin duda alguna, una de las principales razones por las que al mercado de los LED aún le quede mucho por andar, es su precio. El coste de un foco LED es más elevado que el de los focos  fluorescentes e incandescentes a los que estamos acostumbrados e implementar la iluminación LED en casa, oficinas o negocios, implica desembolsar una fuerte suma de dinero.

Es cierto que un foco LED puede costar cinco veces lo que un foco incandescente y hasta el doble de lo que cuesta un foco fluorescente, por esta razón resulta lógico que cuando tenemos más de diez focos en casa y cientos de ellos en la oficina, nos detengamos a pensar más de una vez si es conveniente adoptar la iluminación con focos LED.

Pero si nos tomamos un momento para considerar que el bajo gasto energético de los LED es sinónimo de disminución en el consumo de energía eléctrica lo que es igual a reducción en las cuentas de luz, posiblemente dejaríamos de hacernos más preguntas y correríamos a presupuestar el cambio de nuestros focos. Desde hace varios años las lámparas fluorescentes han recibido el nombre de “focos ahorradores” pero se calcula que en términos monetarios, el uso de focos LED reduce hasta 80% la cuenta que recibimos utilizando lámparas incandescentes y hasta el 50% a la cuenta con el uso de lámparas fluorescentes.  Después de esto ¿quién merece realmente el título de foco ahorrador?

La compra de LED sí representa un gasto fuerte pero cuando los focos llegan apenas al 25% de su vida útil, la inversión se recupera en un 100% generando a mediano plazo el ahorro de una considerable suma de dinero.

Por otro lado, estos focos amplían las posibilidades decorativas de un espacio con la creación de ambientes sin necesidad de recurrir a materiales extra como filtros o pantallas para lámparas. Sus propiedades hacen posible que cambien de color haciéndolos ideales para modificar las características lumínicas de áreas específicas tanto en espacios interiores como exteriores.

Los LED pueden facilitarnos la ambientación para festividades, ayudar a reducir los efectos del brillo de las pantallas de la computadora o televisores, crear un atmósfera particular para cada habitación de la casa. Está comprobado que la luz influye sobre el estado psicológico de las personas y aprovechando las características de estos focos podríamos volver más placentera nuestra estancia en cualquier lugar que cuente con este tipo de iluminación, incluso en el caso de oficinas, podría apoyar en la creación de entornos más agradables que permitan potencializar la atención y así contribuir a mejorar el desempeño de los trabajadores.        

Como mencionábamos anteriormente, los LED emiten muy poco calor lo que los vuelve ideales para las temporadas calurosas y para los espacios reducidos con poca ventilación pues a pesar de tener  las luces encendidas el lugar se mantendrá fresco. Otro factor a su favor es que los LED encienden alcanzando su brillo máximo inmediatamente y se encuentran disponibles con diferentes ángulos de apertura que van desde los 30º hasta los 360º dando la opción de elegir entre focos que te proporcionen una  luz general y envolvente o focos que direccionen la luz para que dentro de un mismo espacio puedas crear diferentes ambientes lumínicos (ideal para oficinas compartidas o habitaciones muy amplias).

Los LED duran hasta 100,000 horas, unas 17 veces más que los focos comunes y no emiten luz ultravioleta ni infrarroja. Puedes encontrarlos en diferentes presentaciones y en su línea decorativa apta para el uso cotidiano, existen diversos modelos con diseños que van desde lo convencional hasta lo vistoso que puede contribuir a darle un toque de estilo único a los espacios en que se instalen.

En cuestiones de consumo, un foco led de 3W equivale a 20W de un foco incandescente y a 9W de un foco ahorrador; el led de 10W equivale a una lámpara ahorradora de 18W y a un foco incandescente de 60W; un foco ahorrador consumiría 40W mientras el led apenas utilizaría 20W y un led de 60W sería el equivalente a un incandescente de 250W y a un foco ahorrador de 120W.

Por eso  usar focos LED es una decisión amable con el ambiente y con el bolsillo además, el uso de LED ofrece un amplio abanico de posibilidades  para  poner en juego la creatividad con la decoración, su uso no representa riesgos para la salud y no necesitan instalación especial. Sin duda a la larga, es la mejor opción.

En Nakomsa, contamos con un amplio catálogo de focos LED donde encontrarás desde focos para uso doméstico y comercial hasta equipo especializado para iluminación arquitectónica y subacuática a un excelente precio. Te invitamos a escribirnos en nuestro formulario de contacto y a llamarnos a los diferentes números telefónicos que tenemos, estamos para servirte y con gusto te atenderemos para darte todo el apoyo necesario en la elección de los mejores productos para tus proyectos.

Complementa tu compra con: