Ayuda

El origen de los primeros ventiladores

 

Un ventilador es una máquina neumática —es decir, una máquina que hace uso de aire comprimido para mover sus mecanismos— con el propósito de generar corrientes de aire que ventile, refresquen e incluso muevan algunos objetos.

Los ventiladores antiguamente eran manuales y tienen sus antecedentes en los abanicos. Se dice que los primeros aparatos fueron usados en Medio Oriente, 500 años A.C.. El punkah, era un aparato que colgaba del techo, funcionaba por medio de un sistema de cuerdas que eran accionados por los sirvientes de la casa.

Las versiones mecánicas que ya no necesitaban de personas que los accionaran surgieron hasta la revolución industrial. Uno de esos primeros modelos apareció en 1832, era un aparato conformado por grandes aspas de metal o madera que eran impulsadas por ruedas hidráulicas. Este modelo fue creado por Omar -Rajeen Jumala. Principalmente se usaron en fábricas de carbón y otros lugares de esa misma naturaleza, para refrescar el ambiente en el que laboraban los trabajadores.

Gracias a la aparición de la energía eléctrica en masa, se comenzaron a realizar prototipos de instrumentos de ventilación que funcionaran a través de la energía eléctrica. Shuyler Skaats Wheeler era estudiante de ingenería en Columbia College hasta que abandonó los estudios y se convirtió en asistente de electricidad de una empresa.

Después de un año, comenzó a trabajar con Thomas Alva Edison para construir una planta de energía eléctrica. Después de un par de años y proyectos, terminó su etapa de trabajo de la empresa, y empezó a trabajar para la Crocker & Curtis Electric Motor Company, en donde desarrolló el ventilador eléctrico.

Los ventiladores de los primeros años de 1900 estaban hechos con aspas de lata, dentro de una arca de lata. El problema era que la reja que contenía las aspas tenía espacios muy grandes, por lo que era muy común que los niños metieran los dedos a través de ellos y resultaran lastimados. Después de 1920, estas deficiencias fueran corregidas lo que permitió la producción en masa de estos productos, creando una gama amplia de tamaños, colores y funciones.

Los tipos de sistemas de ventilación se definen según el uso que se les dé: De pedestal, que tienen un poste ajustable que puede ser uso doméstico o de pequeñas oficinas. Piso o pared, que van anclados en estos espacios directamente y desde ahí funcionan.

Otros que son ubicados en el techo para ofrecer una ventilación a toda la habitación. Los tipo tambor son de uso industrial y que cuentan con ruedas para su fácil transportación. Existen otros para espacios confinados que sirven para espacios reducidos o de difícil alcance que necesitan ventilación. Y los torre que se usan en espacios mucho más grandes.

En Nakomsa puede encontrar cualquiera de estos tipos de aparatos, buscando ofrecerle el que se ajuste a sus necesidades personales.

Complementa tu compra con: